«Enlázate por la Justicia» reclama estilos de vida más simples y hábitos más sostenibles en nuestro consumo de moda para minimizar el impacto medioambiental y social

enlazate-justicia

«Enlázate por la Justicia» reclama estilos de vida más simples y hábitos más sostenibles en nuestro consumo de moda para minimizar el impacto medioambiental y social

  • El nuevo informe “Conecta Pobreza” recuerda que la industria textil es la segunda más contaminante del mundo después de la petrolífera.
  • Este informe cierra un ciclo de cinco estudios que han analizado el impacto de nuestros hábitos de consumo y estilos de vida en el planeta y en la vida de las personas y que en plena crisis del Covid-19 urge abordar.

Ante la próxima celebración del Día Mundial del Medio Ambiente y en pleno 5º Aniversario de Laudato si‘ e inicio del Año Laudato si’, las organizaciones católicas de ENLÁZATE POR LA JUSTICIA presentan su último informe culminan el ciclo “Conecta Pobreza” con el que desde hace más de un año analizan en profundidad cómo afecta al planeta y a las personas nuestros hábitos de consumo y estilos de vida como son el agua, los alimentos, los teléfonos móviles, y los transportes y la energía y que, en plena crisis de la Covid-19 urgen abordarse.

En esta ocasión se analiza la industria de la moda, destacando que es la segunda más contaminante del mundo después de la petrolífera. El  el 10% de todos los pesticidas que afectan al planeta y el 2,4%de las superficies cultivables. Confeccionar unos pantalones vaqueros requiere 7.500 litros de agua y el 20%de los tóxicos que se vierten al agua proceden de la industria textil.

Estos son algunos de los datos recogidos en el nuevo y último informe Conecta Pobreza de la campaña “Si Cuidas el Planeta, Combates la Pobreza” liderada por «Enlázate por la Justicia»–Cáritas, CEDIS, CONFER, Justicia y Paz, Manos Unidas y REDES (Red de Entidades para el Desarrollo Solidario)—, en el que se analizan los impactos sociales y ambientales del sector textil a través de las cinco etapas del ciclo de vida de la ropa, constituido por la extracción de materias primas, la producción de tejidos y su confección, el transporte, el consumo y residuos generados.

Tal y como resalta el número 203 de Laudato si’, “el consumismo obsesivo es el reflejo subjetivo del paradigma tecnoeconómico“. Esto es así porque “el mercado tiende a crear un mecanismo consumista compulsivo para colocar sus productos” y las personas terminan sumergidas en la vorágine de las compras y gastos innecesarios.”. Como si de una denuncia profética se tratara, advierte en el punto 204 que “la obsesión por un estilo de vida consumista, sobre todo cuando sólo unos pocos puedan sostenerlo, sólo podrá provocar violencia y destrucción recíproca “para recomendar en el punto 215 “prestar atención a la belleza y amarla nos ayuda a salir del pragmatismo utilitarista”.

Leer más aquí.

Javier López
teresa.abad@esic.es
No hay comentarios

Publica un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.