“A pesar de tanta tristeza y sufrimiento, el pueblo venezolano no se rinde”

Misión en Venezuela

“A pesar de tanta tristeza y sufrimiento, el pueblo venezolano no se rinde”

El pasado mes de diciembre el Superior General de nuestra Congregación, el P. Carlos Luis Suárez, junto con el P. Levi Dos Anjos, Consejero para el área de América Latina, visitaron la Región de Venezuela.

Compartimos con vosotros el testimonio del P. Levi Dos Anjos sobre cómo encontró este país que se encuentra inmerso en una crisis social, política y económica.

“La capital, Caracas, parece haberse detenido en el tiempo, o regreso a la década de 1950, donde los recursos eran escasos y la pobreza era un compañero diario. Autos viejos, niños descalzos y sucios caminando por las calles, muchos mendigos y una multitud de vendedores ambulantes vendiendo baratijas, cigarrillos, cosas viejas y, para empeorar las cosas, mucha basura en el suelo. La basura es lo que más ves en cualquier vecindario o en las calles de la ciudad. ¡Y todo esto en el Distrito Federal!

dehonianos-venezuelaY lo más triste, ¿sabes lo que es? El pueblo venezolano tiene hambre. Una de las necesidades básicas, la preocupación diaria de la gente de la República Bolivariana es la búsqueda de alimentos. Y el gobierno insiste en que todo está bien y que todos están felices de ser venezolanos y de vivir aquí. En toda la ciudad vemos frases que elogian a las personalidades y sus acciones y lemas que prometen progreso y desarrollo. ¡Qué ilusión!

Nuestros cohermanos dehonianos no se dejan engañar por estas mentiras. Están con la gente.

Nuestra casa está ubicada en las afueras, en la carretera principal: El Cementerio, porque hay un gran cementerio detrás de nuestra casa. Un fondo enorme y violento rodea nuestro edificio, que incluye la Parroquia de San Michele Arcangelo y la escuela de teología.

Nuestros hermanos religiosos sufren con las personas y también comen poco. No hay abundancia. Es triste ver que las personas comen menos para poder comer varias veces al día. Es triste ver los autobuses llenos y con poca luz, varios autos parados en las carreteras porque están estropeados, interminables colas para obtener gasolina, la policía se alió con los traficantes, para que también puedan mantener a sus familias, muchos jóvenes en las cárceles, muchos niños solos en las calles…

¡Nuestra parroquia tiene muchas familias cuyos hijos han abandonado el país! Se fueron en busca de una vida mejor en Perú, Colombia, Brasil, Ecuador, Chile, … Desde allí envían lo poco que ganan para que sus parientes en Venezuela puedan comprar harina de maíz para hacer arepas (un tipo de pastel) que comen con queso rallado. Este es el alimento principal de los venezolanos.

A pesar de tanta tristeza y sufrimiento, el pueblo venezolano no se rinde.

dehonianos-venezuelaLa alegría de estas personas a las que les gusta cantar y bailar es increíble. Creo que nunca me he preparado tan bien para Navidad como aquí. Celebraba la liturgia todos los días a las 6:30h de la mañana, escuchando las típicas canciones venezolanas cantadas con el corazón, y después de la misa se reúnen en la puerta de la iglesia para bailar y beber un chocolate caliente con un trozo de pan (que cuesta mucho, porque tienen poco). Este fue el mayor regalo de Navidad.

Entrar en un segundo plano con nuestro Superior General y un grupo de laicos también fue una experiencia única. Carlos Luis está en los corazones de estas personas. Durante muchos años las familias han abierto las puertas a la comunidad católica para realizar un excelente trabajo en un entorno donde hay problemas de drogas y violencia. ¡Cuántas personas han encontrado el camino de la fe gracias al trabajo de nuestros cohermanos! ¡Aquí es donde el padre Dehon nos quiere!

Estamos experimentando todo esto en el contexto de la visita canónica del Superior General. Al llegar aquí el 1 de diciembre visitamos las dos comunidades de Caracas: Seminario de Teología y Parroquia y el Seminario de Filosofía (con 7 seminaristas), luego visitamos San Carlos, Tinaquillo, Valencia y Mariara. Encontramos cohermanos preocupados por la gente, una garantía de futuro para la Región.

En Caracas, en la parroquia dehoniana de San Miguel, participamos en la ordenación de dos nuevos sacerdotes dehonianos: Jackson José Caripa Torres y Luis Manuel Torres. Jackson es de Caracas y Manuel de Valencia.

Fue una celebración animada por un coro de niños que fascinó a todos. El cardenal de Caracas, su eminencia Baltazar Enrique, presidió la celebración. Todos los cohermanos de la Región estuvieron presentes y muchos otros sacerdotes de las diócesis también vinieron. Los dos nuevos sacerdotes trabajarán en la parroquia y en la escuela de San Carlos.

El Superior General y yo somos muy conscientes de la situación en el país. También nos sorprende ver que aquí tenemos cohermanos guerreros que no se desaniman, a pesar de las dificultades.

Parto de Venezuela con un corazón estrecho y con un gran deseo de hacer algo para cambiar esta triste realidad. Espero que a través del diálogo con los cohermanos y las buenas personas podamos emprender algo. ¡También rezando! Ya lo estamos haciendo y seguiremos pidiéndole a Nuestra Señora de Coromoto, patrona de Venezuela, que mire maternalmente a este país que sufre”.

Información extraída de dehoniani.org

scjdehonianos
scjdehonianos@gmail.com
No hay comentarios

Publica un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.