Entrevista a Alfredo Fabián López Espinoza, novicio en Ecuador

novicio-ecuador

Entrevista a Alfredo Fabián López Espinoza, novicio en Ecuador

En septiembre dio comienzo el Noviciado en nuestra Provincia. Este año por la pandemia dos jóvenes han tenido que realizar esta etapa en el Distrito de Ecuador. Son Alfredo Fabián López Espinoza y Alejandro Burbano que durante un año se preparan para profesar los votos de pobreza, castidad y obediencia.

Hoy vamos a conocer mejor a uno de ellos, a Alfredo Fabián López Espinoza, un joven que nació en 1993 en Bahía de Caráquez.

-¿Dónde pasó su infancia y qué estudios ha realizado?

-Mi infancia la pase en Bahía de Caráquez centro, normalmente se tiene la costumbre de vivir toda la familia alrededor de la casa de los abuelos; y así vivía yo, en mi casa y siempre veía a mis tíos y jugaba con mis primos. Fue una infancia normal y sin grandes sobresaltos, como las de mis compañeros de barrio.

La educación inicial los cursé en la Escuela Fiscal de Niños “Miguel Valverde”, la cual tenía fama de ser una de las mejores, luego mis estudios medios los realicé en el colegio Fiscal Mixto “Fanny de Baird”, en el cual obtuve mi título de bachiller, y mis estudios superiores los realicé en la Pontificia Universidad Católica del Ecuador, que tiene su sede en Manabí, donde obtuve el título de Ingeniero en Administración de Empresas.

-¿Cuándo surgió su vocación religiosa?

-La verdad es algo que siempre me he preguntado, porque cuando los religiosos me decían que me veían vocación religiosa siempre les decía que misionero lo que quieran, pero religioso jamás, ahora lo recuerdo con mucha gracia. Pero puedo decir, que mi vocación surge a raíz de mi primera misión, la verdad que yo era un joven que andaba buscando un sentido a mi vida, pero no lo hallaba; y cuando fui de misionero, realmente surge en mí un sentimiento inexplicable que me hacía sentir muy bien, y por último no me preocupaba si me tocaba dormir en la tabla o en un colchón, lo único que quería era que amaneciera para seguir caminando, por todas las lomas, en busca de las casas para hablar con las familia y llevarle la Palabra de Dios. Aunque este aspecto fue importante para mi vida, realmente mi decisión para ser religiosos se da al momento de poder encontrar en uno de ellos, a un amigo que me ayudó a salir de mis etapas más oscuras en las que pude pasar, que me ayudó a cambiar el concepto del religioso, y entender que ser un hombre consagrado implica ser cercano a los que más le necesitan, creo que si no hubiera llegado a mi vida, no estaría aquí en este momento.

-¿Cómo comenzó su vinculación con los Dehonianos? 

-Todo empezó cuando estaba en un grupo juvenil guiados por la religiosas Hijas de la Caridad Juventudes Marianas Vicentinas (JMV), era una reunión normal cuando llega un sacerdote, para invitarnos a unas misiones, él se presentó como religioso del Sagrado Corazón de Jesús (Dehoniano); aunque al principio con dudas, aceptamos ir. Poco a poco me fui vinculando más con ellos, hasta el punto de pedir cambio de grupo pase del de las hermanas al grupo guiado por el sacerdote dehoniano.

-¿Qué supone para usted el inicio del Noviciado?

-El noviciado para mí es una gran alegría, siendo sincero no tenía tantas esperanzas de llegar hasta este punto de mi vida, la verdad que al principio solo me daba 3 meses, cuando ingresé al aspirantado, pero ahora puede ser un fiel testigo del amor de Dios y de la conversión que él hace en nuestra vida. Este tiempo como novicio me ha ayudado a crecer en mi vocación, a conocer a la Congregación y al fundador a fondo, siendo sincero me ha hecho hasta cuestionar si podré ser la mitad del religioso que aspiraba nuestro fundador, pero también me ha hecho entender que todo es un proceso que Dios va obrando a la medida que lo dejamos actuar. Ahora me siento muy bendecido y repito muy alegre de vivir esta etapa como novicio.

-Este año por la pandemia no han podido viajar a España para vivir esta etapa ¿Cómo van a vivir este periodo en Ecuador? ¿Cómo es su día a día?

-Bueno ser católico también implica creer que el tiempo de Dios es perfecto, y lo que hace está bien, si no pudimos viajar no pasa nada, porque seguimos aquí en el país y formándonos en la Congregación, y viviendo nuestro día a día. Nuestro día se inicia a las 6:30h de la mañana que nos levantamos para asearnos y estar listos para que a las 7h de la mañana estar en la capilla para hacer nuestra adoración y laudes; salimos a desayunar, en silencio, hasta que se termina y el formador dice VIVAT COR IESU y respondemos PER COR MARIAE, y se rompe el silencio. A las 8 empiezan nuestras clases los lunes, martes y viernes; tenemos clases propias con religiosos, para conocer más la Congregación; los miércoles y jueves, de 8:00 a las 12:30, las clases la tenemos con la Conferencia Ecuatoriana de Religiosos (CER), con otros novicios de otras congregaciones.

Además, los martes tenemos pastoral en el Centro del Muchacho Trabajador, que es guiado por los religiosos jesuitas, donde vamos al centro y ayudamos en el centro de pastoral, y los sábados damos catequesis a los jóvenes. A las 13:00h almorzamos y nos dedicamos a lecturas espirítales y deberes que tengamos que hacer en cuestiones de estudio tanto de la CER como de las clases con los religiosos de la congregación.  A las 17:00h es tiempo para el deporte; y a las 19:00h es la misa con vísperas. A las 20:00h es la cena, luego hay un encuentro comunitario o volver hacer tareas, a las 21:45h completas y al terminar comienza el silencio hasta el día siguiente.

Por otra parte, los miércoles y sábados rezamos el rosario en comunidad a las 18:30h antes de misa. El sábado la misa es por la mañana y después de desayunar nos dedicamos hacer trabajos dentro de la casa como limpieza del jardín, arreglar algún desperfecto… en fin trabajos que ayuden a mejorar nuestro hogar. Y los domingos podemos levantarnos un poco más tarde ya que la misa es a las 10:00h de la mañana y tenemos la tarde libre.

 -¿Qué espera para su futuro religioso? 

-Espero y aspiro con la gracia de Dios ser un religioso cercano a las personas, trabajar por la construcción del reino de Dios, soy consciente que en la actualidad hablar de ser religioso, es una locura para la sociedad, pero hay que demostrar que Dios no se cansa de llamar a nosotros los jóvenes a seguirle.

 -¿Cómo está afectando la COVID-19 a Ecuador? ¿Qué están haciendo los Dehonianos allí para ayudar a los afectados por esta crisis sanitaria y económica?

-El Covid-19 ha afectado fuerte a Ecuador, al saber que tenemos un sector de salud muy necesitado y que no abastece para la población, se veía venir una realidad muy difícil, pero debemos aprender a cuidarnos y a vivir en esta nueva normalidad. Los dehonianos pues están muy cercanos desde las parroquias que tenemos, atendiendo con canastas a las personas más necesitadas, atendiendo con ayuda espiritual a personas que están angustiadas, que han sufrido maltrato o discriminación por ser portadores del virus, siguiendo con las obras sociales como el comedor que ahora se ha extendido para la familia entera, en fin no hemos parado de estar pendiente y preocupado por el que está al borde del camino y saber que en este tiempo duro de pandemia, es donde el amor y la reparación, se hace notar y nuestra Congregación ha respondido de manera satisfactoria a la necesidad.

scjdehonianos
scjdehonianos
comunicacion@scj.es
2 Comentarios
  • Rene Fabian Figueroa Nacimba
    Publicado el 15:31h, 12 Enero Responder

    Bien dicho Amigo mio Alfredo lopez .. Seguir en espiritualidad y dejarnos guiar por Dios y sus enseñanza siempre ha sido , y sera de gran aporte a. Nuestra alma ..

  • Marjorie Dueñas
    Publicado el 19:10h, 12 Enero Responder

    Excelente entrevista. Qué se cristalice sus aspiraciones Fabián López

Escribe un comenario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.