Con ganas de salir

Con ganas de salir

Queridos todos.

Me piden unas palabras para que aparezcan en nuestra web y si las palabras curasen me pasaría todas las horas que ahora tengo escribiendo. Ya tenemos ganas de salir de esta situación y no hemos hecho ni empezar, tampoco sabemos cuánto va a durar ni cómo salir.

Parece que todo se cierra, a excepción de lo imprescindible. Se cierra hasta la puerta de casa para no salir y para que nadie pueda entrar, y ¡cuánto nos está costando! pues no estamos acostumbrados. La situación del Coronavirus nos va a remover completamente a todos y a todo lo que hemos estado acostumbrados durante tanto tiempo.

Me alegra saber que también está removiendo aquello que ya olvidamos y lo teníamos como inexistente. Me alegra la oportunidad que nos va a dar toda esta situación de volver a reactivar lo más sagrado que tenemos los hombres y mujeres de nuestro siglo XXI, que es nuestra humanidad con sus valores esenciales de respeto, solidaridad, ayuda, familia, el valor del cuidado de los mayores y más desprotegidos, el valor del encuentro y la amistad, el valor de las cosas materiales o de nuestro planeta. ¡Hay que ver lo que es capaz de hacer un virus tan pequeñito e invisible!

Sin duda, de esta vamos a salir más humanizados y valorando más las cosas que habíamos desprestigiado o dejado por el camino de la vida con nuestras prisas.

Todos estamos comprometidos en la misma lucha y a veces esa lucha solo consistirá en quedarnos en casa, otras veces en pensar en los que tenemos junto a nosotros, o en los que están lejos y no podemos hacer nada por ellos. Sin duda, hay otros que están mirando por todos los demás sin conocerlos y sin que les una ningún lazo y me refiero a los sanitarios, agentes del orden público, transportistas o aquellos que les está tocando servir en un supermercado, o una panadería, o en una residencia de ancianos…

A todos ellos nuestro agradecimiento sincero de corazón, aunque lo que hagan nunca se vea recompensado. ¡Gracias amigos, aunque no os conozcamos! Que noble es vuestra labor y cuanto bien estáis haciendo sirviendo a los demás desde el riesgo y la generosidad. Por un momento pongámonos en su piel y quizás descubramos que también nosotros estamos llamados a ayudar desinteresadamente. Desde nuestras casas, miremos y quizás encontremos  quién nos necesita o a quién ayudar. Seguro que en tantos días vamos a tener la oportunidad de ejercitarnos.

De todas formas, os propongo ahora que tenemos tiempo y hemos dejado las prisas atrás, que encontremos algún momento para decirle a Dios que le necesitamos, que nos eche una mano a los humanos, que a pesar de nuestros olvidos confiamos en Él. Oremos pensando sobre todo en los demás, en su salud y bienestar, en sus situaciones concretas y a veces desesperadas.

Aún no hemos entrado y ya estamos pensando en salir. Busquemos la parte positiva de todo esto, y hagamos un esfuerzo por recuperar nuestra esencia de humanidad. Hagamos lo que nos recomiendan y aconsejan desde las diversas instancias y ¡aguantemos el tirón!, con la esperanza de salir airosos y vencedores.

A todos os envío un saludo y mi intercesión ante el Dios misericordioso, que nos ama, aunque en estos momentos, a algunos les sea difícil descubrirlo. ¡Ánimo y seamos positivos! Decía el refrán que “no hay mal que por bien no venga”. Seamos valientes y luchemos juntos para poder salir de esta.

José Luis Munilla

Superior Provincial

 

 

 

Tags:
scjdehonianos
scjdehonianos@gmail.com
No hay comentarios

Publica un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.